domingo, agosto 03, 2008

Tasas universitarias


Desde Aula Joven hemos pedido al Gobierno del Principado de Asturias que evite incrementar las tasas de las matrículas universitarias por encima del IPC, y que aplique el mínimo pactado en la Conferencia General de Política Universitaria que fijó la subida de las tasas universitarias entre el 4,2% y el 8,2%.

Cualquier incremento de las tasas universitarias por encima del IPC implicaría poner obstáculos al acceso o la permanencia en la Universidad de los estudiantes que tienen menos recursos. El acceso a la universidad pública debe regirse, aparte de por los criterios académicos, por un claro espíritu de fomento de la igualdad de oportunidades, que entre otras cosas ha de procurar que nadie se quede fuera de la Universidad por motivos económicos.

El sistema de becas ha mejorado mucho en los últimos años. Los motivos económicos son cada vez menos influyentes a la hora de quedarse fuera de la Universidad, lo que supone haber dado una gran paso a favor de la igualdad de oportunidades. Por ello pedimos al Gobierno de Asturias que no dé pasos atrás en este sentido, y que evite establecer incrementos desproporcionados de las tasas unviersitarias.

La financiación de las universidades es responsabilidad de las Comunidades Autónomas y del Gobierno, y no de los estudiantes. Los ciudadanos ya financiamos la educación pública a través de nuestros impuestos, y es realmente grave que gobiernos regionales como el de la Comunidad de Madrid repercutan su escaso interés por la educación pública y su deficiente financiación del sistema educativo en los alumnos con menos recursos.

Además el máximo fijado por la Conferencia General de Política Universitaria es excesivo, ya que supone doblar el incremento del IPC en un escenario de inflación alta, que desgraciadamente sufren de manera especial los hogares más desfavorecidos.

Aunque los estudiantes apoyemos la política de becas puesta en marcha por el Gobierno de España en los últimos años, es necesario que se siga mejorando, porque aún queda mucho por hacer, y no estaremos satisfechos mientras haya un solo estudiante en España que encuentre obstáculos económicos a sus objetivos académicos, y esperamos que se vayan dando cuanto antes los pasos necesarios para conseguir que, tal y como se comprometió el Gobierno de España, al final de la legislatura el 30% de los alumnos universitarios disfruten de una beca.