lunes, junio 25, 2007

Suspenso el profesor(OviedoDiario)

* Artículo publicado por el periódico semanal OviedoDiario.
Cuando una asignatura con cientos de alumnos es aprobada únicamente por uno, cabe preguntarse si el problema es del profesor o del sistema, en lugar de los estudiantes.

Recientemente saltaba a los medios de comunicación el caso de un profesor de la Facultad de Medicina(carrera a la que acceden alumnos con más de un 8 de nota media en bachillerato y selectividad) que suspendía a 145 de sus 146 alumnos, y lo grave del asunto es que no es ni el único caso ni el más grave en la Universidad de Oviedo. Son muchas las asignaturas que no aprueban ni el diez por ciento de los alumnos. Las consecuencias son: alarmantes retrasos en la finalización de las carreras (hay carreras de 3 cursos cuya media de años para terminarlas es superior a 7, es decir, más de 2 años por curso), masificación, baja calidad docente, abandono de los estudios,...

La causa principal de este fallo del sistema hay que buscarla en el bajo nivel en pedagogía de muchos de lo profesores, a los cuales para acceder a una plaza universitaria no se les exige ningún tipo de conocimiento ni habilidad pedagógica, ni hay cursos previos para formarles en dichos conocimientos. Tan solo se tienen en cuenta sus títulos y méritos en investigación, y si bien la investigación es un pilar fundamental en nuestro sistema universitario el principal es la docencia, la transmisión de conocimientos. Y es que no siempre el que más sabe es el que mejor enseña. Las dotes de docencia son habilidades que no todo investigador tiene. Se le presumen pero la larga experiencia demuestra que se trata de un error.

Tan mal explican algunos profesores y tan poco les preocupa a otros que sus alumnos les entiendan, que es imposible, con una seguridad del 99 por ciento, aprobar determinadas asignaturas(especialmente en las ingenierías) sin prepararlas en una academia privada. Y claro, no es admisible que después del pago de elevadísimas matrículas universitarias, que impiden a muchos acceder a este tipo de estudios, haya que pagar todos los meses una academia donde imparten las mismas clases por las que abonaron tasas públicas, pero eso sí, en esta segunda ocasión el profesor explica correctamente, sin ser catedrático, y se preocupa porque sus alumnos le sigan y entiendan pues de ello depende su sueldo ya que su clientela depende de forma directa del éxito de sus alumnos.

La solución a esta enloquecida espiral de despropósitos pasa porque las autoridades universitarias se tomen muy en serio y de una vez por todas el problema. A la vez deben dejar de minimizarlo o mirar hacia otro lado, porque el primer paso para solucionar cualquier problema es reconocer su existencia. Para ello habrá que tomar medidas contundentes contra aquellos profesores que se saltan muchas de sus clases(especialmente los viernes... sin comentarios), o aquellos que llegan media hora tarde a clase y/o marchan 20 minutos antes, o aquellos que no cumplen su horario de tutorías(horario laboral obligatorio y remunerado, actitudes estas que no se le consentirían a ningún trabajador en ningún otro empleo, público o privado), e impartir cursos de métodos pedagógicos a los profesores actuales y a los futuros aspirantes y evaluar dichos conocimientos a la hora de acceder a las plazas. Aquellos que no son capaces de impartir sus clases en unas condiciones aceptables deben dedicarse a otros menesteres, incluida la citada investigación, porque no todo el mundo vale para ser profesor igual que no todo el mundo vale para ser futbolista ni los guardametas pueden jugar de delanteros en punta.

Al fin y al cabo, a los estudiantes lo que más nos preocupa por encima de infraestructuras, comedores, transporte, etc, son las clases que recibimos porque el núcleo de nuestra actividad es la adquisición de conocimientos, y determinados profesores ponen en cuestión el pilar fundamental del sistema universitario. Naturalmente que son mayoría los profesores dignos de ese nombre, que sí se preocupan por el aprendizaje de sus alumnos, preparan sus clases, y se esfuerzan en hacer lo mejor posible su trabajo docente y de seguimiento de sus discípulos. Pero es lógico que cuando no es así, seamos los estudiantes, en ejercicio de nuestros derechos y deberes, los que suspendamos a ese tipo de profesores. Somos, además, muy generosos pues nuestra proporción de suspensos no es tan grande ni llamativa, y es evidente, que en las ocasiones en las que no aprueban ni el 10 por ciento de los estudiantes, la nota que esté más clara sea el suspenso del profesor.

17 comentarios:

Elías dijo...

Hola, me ha gustado mucho este artículo porque es un tema que nos afecta a todos, y también es muy interesante el que has puesto con tu conferencia en la Unviersidad Popular. Simplemente quería agradecerte, como universitario que también soy, la lucha que estáis llevando a cabo desde Aula Joven por la calidad docente en la Universidad de Oviedo.

Saludos.

Ger dijo...

Cuando un profesor se ve obligado a suspender a 149 de 150 alumnos solo puede significar dos cosas:
1) El examen no concuerda con la materia explicada(su remedio es una rectificacion)
2) El docente ha fracasado en su tarea de enseñar

En este caso, se elude que los alumnos no esten al nivel requerido, ya que si no me equivoco, medicina tiene la nota de ingreso mas alta de la universidad de Oviedo, y la gente que estudia esa carrera, no esta como para perder el tiempo ...

Pero no me parecio escandalosa la noticia en si misma, sino que la reaccion del docente cuando declaro que si se veia obligado a aprobar a alguien, dimitia ... Me parece un acto de arrogancia extremo, ya que, comprobado que no ha sido capaz de adiestrar a los alumnos para superar su propio baremo, deja demostrado que no cumple los estandares de "calidad" y entiendo que es el momento idoneo para que la Universidad demuestre su apuesta por la calidad en la enseñanza y el profesor sea relegado de funciones y cargo

PuxaPALI dijo...

"Y es que no siempre el que más sabe es el que mejor enseña". Ahi está el fondo de la cuestión, querido José, que por cierto te felicito por el excelente artículo del cuál estoy totalmente de acuerdo.

Empiezas haciendo la pregunta obligatoria: ¿de quién es la culpa? Es inexplicable que gente, como los que estudian medicina, con esas notas de corte que tengan, no sean capaces más de la mitad de aprobar. El profesor en La Nueva España decía que iban muy pocos a clase. ¿No tendrá él la culpa? El problema de muchos profesores no es ya solamente que no sepan explicar, sino que les da absolutamente igual que sus alumnos les guste o se interesen por su asignatura. Y eso, que yo sepa, sólo ocurre con ellos. Es lamentable, como señalas en el artículo, que los que defendemos la educación pública tengamos que ver a estudiantes recurriendo a academias privadas (con las tasas que tienen que pagar en la Universidad). Y, para más escándalo, las ciencias naturales no son lo mismo que las sociales en el sentido de que las primeras son más rigurosas y en un problema 1+1=2, pero en las sociales, como es mi caso con Periodismo, cada profesor, con su "libertad de cátedra" puede dar la teoría que estime necesaria, oportuna y cierta. ¿Qué ocurre con eso? Pues te puedes encontrar con profesores que a la hora del examen te exigen estudiar 17 páginas y otros más de 100 (eso me ocurrió con el último examen que hice, yo tuve que estudiar más de 100 páginas y otros compañeros de distintos grupos, en la misma asignatura, tan solo 17). Ahora, en biofísica los problemas sólo pueden dar un resultado. Si el profesor no es capaz de explicarles a sus alumnos a que resuelvan los problemas, no vale. Si el profesor no es capaz de animar, ilusionar y formar a sus alumnos, no vale. Y a este señor es lo que le pasa, no sabe explicar. Tendrá todas las carreras, todos los masters, todos los cursos que le dé la gana, pero no sabe ser profesor.

Esto no sólo ocurre a nivel universitario. Por debajo ocurre lo mismo y me atrevería a decir que mucho peor. A ver si nos enteramos que la educación está para formar, para enriquecer mentalmente a las personas, no para pasar el rato hablándose a sí mismo deseando que lleguen los meses para ver en la cartilla del banco el sueldazo que se llevan. Lo más lamentable del profesor este, y de otros muchos, es que no hagan una reflexión profunda acerca de estos problemas.

".....por personas que a lo mejor en su momento pudieron aprobar la carrera de periodismo, pero que no tienen la altura y la grandeza de una profesión tan importante en una sociedad democrática". Esta oración es de Olga Sánchez, que como sabéis es la fiscal del 11-M. Estoy totalmente de acuerdo. Una cosa es tener una formación adquirida, pero otra cosa es saber utilizarla. Cuando un periodista no sabe, o sabe pero actúa de mala fe, no es un periodista. Cuando un profesor formado académicamente no sabe, o sabe pero no le interesa que sus alumnos aprendan, que se interesen y se ilusionen con su asignatura, no es un profesor.

Anónimo dijo...

Hola:

Es una vergüenza la poca seriedad con la que algunos profesores universitarios se toman su trabajo.

Anónimo dijo...

Me alegra saber que la crítica a los docentes salga por una vez de las enseñanzas obligatorias para entrar en la Universidad. Los que impartimos la docencia en los niveles NO universitarios, nos sometemos a evaluaciones y revisiones de los resultados, y recibimos formación pedagógica para impartir nuestras clases.A diario nos vemos criticados y EXAMINADOS, por las familias de nuestros alumnos y la SOCIEDAD en general.Tienes razón José,"NO SIEMPRE EL QUE MAS SABE ,ES EL QUE MEJOR ENSEÑA",si no aquel que tiene verdadera dedicación y es entusiasta de su profesión

PuxaPALI dijo...

Anónimo(25/6/07 4:35 PM), vuestro trabajo en la enseñanza obligatoria sé que es duro, pero hay veces que es lamentable ver a cada profesor.... porque quieras o no, a nivel universitario pues la gente no está obligada a estudiar, pero en cambio hasta los 16 años sí, y hay tanto alumnos y, en mi opinión, cada profesor, que lejos de ayudar a mejorar el sistema no hacen más que lo contrario. Tengo muchos ejemplos en mi vida de estudiante para poder contarte, y actualmente mi hermana también te podría dar casos de este mismo curso en el instituto (y tanto mi hermana como yo somos gente que estudiamos y creemos en la educación pública).

Anónimo dijo...

Como siempre, me ha encantado tu artículo y tu buen análisis de la realidad, siendo lo crítico que tienes que ser, y valiente en la defensa de tus principios. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo, pero me temo que entre la palabra de un alumno y la de un profesor, como antaño y siempre, pesará más la del profesor, por malo que sea...

Anónimo dijo...

Muy buen artículo, sí señor, sigue así, que si con 21 años ya eres capaz de lo que eres llegarás lejos. Sigue defendiendo tus ideas siempre, pero que no sea siempre para darnos caña a los profesores(es borma).

Carbayón dijo...

Ya te escuché ayer en la SER, y hablas igual que escribes, me encanta tu idealismo.

Y me gustó mucho el toque de humor que le diste a la tertulia.

Iván dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en tu análisis, pero tristemente es muy difícil cambiar las cosas.

Juan dijo...

Será muy difícil cambiarlas, pero por eso hay que luchar, y gracias a gente como Armas que denuncia estas situaciones públicamente la gente tomará conciencia de las mismas, que es el primer caso para cambiarlas.

Sergio Azaña dijo...

Precisamente hoy he realizado un exámen de Metodología Jurídica (Trancal de 2º de Derecho) que nos ha dejado a todos helados. ¿El motivo? Al llegar el profesor pronunció las siguientes palabras: "Bien, tenéis quince minutos". ¿Quince minutos para un exámen de una asignatura troncal de 2º de Derecho? Aunque fuera tipo test, ¿esto qué es?

Últimamente el problema que más me preocupa con respecto a la enseñanza universitaria es la transformación que está sufriendo. Paulatinamente y a un ritmo casi imperceptible la Universidad se está convirtiendo en un negocio. No interesa que las carreras se saquen año por año, no es rentable que todas las asignaturas se puedan aprobar a la primera, es necesario que un porcentaje determinado de alumnos continue aportando capital a esta empresa.

No entiendo que en Madrid "Historia del Derecho" sea una asignatura "infumable" y aquí de la risa, que allí "Derecho Constitucional" se apruebe estudiando el día antes y aquí la media sea estar en cuarta convocatoria. No hay un criterio definido a nivel nacional para que la enseñanza sea la misma en todas las Facultades.

Respecto a este profesor, pues es lo de siempre. Un profesor en su asignatura es Dios, corrige como quiere y puntua como le parece. No hay lugar a la duda. Y más cierto aún es el hecho de que en la Universidad a nadie le importan tus estudios, ningún educador se afana en "enseñar", te lee un libro y te pone un exámen.

¿Más motivos por los que creo que la Universidad es un negocio? Asignatura: "Teoría del Derecho" (Profesor Manuel Sánchez) - Libro a seguir: "Conceptos teóricos del Derecho, por Manuel Sánchez". Queda claro, ¿no? Los propios profesores escriben y publican sus libros con la certeza de que para aprobar su asignatura tendrás que volver a pasar por caja. Me parece vergonzoso.

No quiero calentarme más así que lo dejamos por hoy, enhorabuena por el blog.

Anónimo dijo...

Lo que teníamos que hacer todos los estudiantes de las asginaturas conflictivas era negarnos durante una huelga indefinida a ir a clase, haciendo sentadas a la puerta hasta que se solucionase el problema.

Me ha gustado mucho el artículo, y a ver si algún día cambian las cosas en nuestra carrera(Informática).

Félix dijo...

Hola, el problema es el de siempre: son funcionarios. Les da igual no dar palo al agua saben que tienen el trabajo y el sueldo asegurado...

Jaime dijo...

He estado viendo las noticias y documentos que habéis puesto en la web de Aula Joven, la cual encontré gracias al enlace que tienes puesto en tu blog. Me han gustado mucho vuestros comunicados, así que felicidades a ti como Presidente y a toda la gente de Aula Joven por vuestro trabajo.

Jaime (estudiante de la Unviersidad de Oviedo)

Anónimo dijo...

En la Universidad lo que falla es que siempre mandan "los mismos" la derecha, pura, dura y reaccionaria...
¿Si gana Santos se recordará de los que que más saben y menos medios y enchufes tienen?...
Una amiga.