jueves, junio 07, 2007

Reforma del bachillerato

La organización de las enseñanzas del Bachillerato que ha propuesto el MEC es positiva para los estudiantes, ya que permitirá que éstos promocionen de curso en primero con la mitad de las materias superadas, y tengan por tanto la oportunidad de avanzar en materias de segundo, sin tener que volver a cursar todas las materias de primero.

La propuesta supone flexibilidad y una aplicación positiva de la metodología docente y de los procesos de evaluación, de tal forma que la repetición se abandona como método de enseñanza-aprendizaje, y se prima el esfuerzo de superar más de la mitad de las materias para poder cursar parte de segundo, lo que beneficiará a los estudiantes y fomentará la cultura del esfuerzo.

Por otro lado, es positivo que se pueda escoger una materia de una modalidad diferente a la elegida, porque también aporta más posibilidades y flexibilidad en la elección de los estudiantes.

Pero si bien la propuesta es una buena idea, sería muy arriesgado ponerla en marcha sin los mecanismos y recursos suficientes que garanticen su adecuada implantación. Además, otro posible inconveniente en el que parece que ni asociaciones de padres ni sindicatos han reparado a la hora de valorar la medida, es el problema que puede suponer a algunos estudiantes enfrentarse a la prueba de selectividad de determinadas asignaturas que en lugar de haber estudiado ese mismo curso hará más de un año que no estudian; si bien este problema solo afectaría a los estudiantes que habiendo suspendido en 1º de bachiller menos de la mitad de las asignaturas y al menos una, hagan el curso puente y tras finalizar el bachillerato quieran hacer la selectividad para acceder a la universidad, obligándoles a repasar las asignaturas aprobadas en el curso puente, durante el último año de bachiller..

Y que no intenten confundir a la ciudadanía los dirigentes del PP diciendo que se va a aprobar a los estudiantes con medio curso suspenso, no se aprueba a nadie ni una sola asignatura, simplemente a los que aprueben al menos la mitad se les da la posibilidad de repetir solo con las asignaturas suspensas y a la vez ir sacando asignaturas del segundo curso, y no tener que repetir también con las asginaturas que ya han aprobado. No como ocurre ahora que un alumno que suspende 3 asignaturas tiene que repetir el curso con esas 3 y las 8 que ya aprobó.

6 comentarios:

SaladinuSariegu dijo...

Es una buena medida, pero lo que se debe intentar es tener los mínimos casos. Los estudiantes deben concienciarse que la vida de estudiante es dura, ademas de ser un entrenamiento para la realidad.
me parece una buena medida, ahora solo a esperar que los estudiantes no abusen de las facilidades

Anónimo dijo...

Tienes razón en que es una buena medida pero que sería muy difícil ponerla en marcha.

Anónimo dijo...

Te vi muy bien en la prensa y demás medios de comunicación todos estos días con el tema de las bolsas de suspensos.

Sigue dando caña, no como otros que nunca se atrevieron a dar la cara.

Saludos.

Anónimo dijo...

Yo también seguí por la prensa tus declaraciones sobre el caso de la Facultad de Medicina y las bolsas de suspensos, a ver si te animas y escribes aquí un artículo sobre el tema para informarnos a todos.

Voy a seguir trabajando que tengo mucho lío hoy en la oficina.

Saludos:

Francisco

José Armas Montes dijo...

No he publicado aún en el blog ningún artículo sobre el caso de Medicina y las bolsas de suspensos, porque en el próximo número del diario semanal OviedoDiario(sale el sábado) saldrá un artículo mío sobre el tema y tras ello lo pondré en el blog, pero como entenderéis no lo puedo publicar aquí antes de que lo saque el periódico.

Gracias por vuestros comentarios y un saludo:

José Armas

PuxaPALI dijo...

Compraré OviedoDiario entonces el sábado para llevármelo a Madrid y leer tu artículo. Yo también seguí el tema del caso del profesor de Medicina por la prensa. Al no ser estudiante de la Universidad de Oviedo pues no sé mucho, pero por ejemplo la Complutense también tiene a cada profesor que deja mucho que desear. Para todos aquellos que defendemos la educación pública a veces vemos que hay gente dentro del sistema que no colabora para que los demás respalden tus tesis, y eso es una gran pena, porque encima por mucho que quieras es muy difícil borrarlos del mapa.