sábado, abril 21, 2007

Conferencia impartida en la Universidad Popular de Almansa

Texto de la conferencia impartida por José Armas Montes, en marzo de 2007, en la Universidad Popular de Almansa(Albacete):
Una Educación Pública, Laica y de Calidad


Buenas tardes Alcalde, autoridades, miembros de la mesa y público presente, es un placer para mi estar hoy en Almansa aportando mi modesta opinión a estas fantásticas jornadas, por cuya organización quisiera felicitar al Excelentísimo Alcalde de Almansa D. Antonio Callado García, al Director de la Universidad Popular de Almansa D. Juan Luis García del Rey, y a Doña Amparo Cuenca, que han dedicado muchísimo trabajo y esfuerzo para que estas jornadas sean una realidad.

Es muy difícil hacer un análisis del sistema educativo español en tan poco tiempo, pero intentaré centrarme en una serie de puntos concretos y con ejemplos claros y reales para no extenderme en el tiempo, y que sirvan para la reflexión, el análisis y el debate, que tan necesario es en el ámbito de la legislación educativa, porque la educación, la solución de sus problemas y la construcción del mejor sistema educativo posible compete a toda la sociedad ya que de ella depende la formación de ciudadanos críticos e independientes, y requiere un esfuerzo de visión de conjunto por parte de todos los sectores implicados de forma más puntual en esta tarea: administración, partidos políticos, profesores, padres, trabajadores y alumnos.

* Inestabilidad legal:

Uno de los principales problemas de nuestro sistema educativo es la inestabilidad legal a la que está sometido, algo tan importante para una sociedad como es la educación de sus ciudadanos debe estar sustentado sobre un amplio y generoso consenso social, que evite que se cambien las leyes educativas cada vez que se cambia de gobierno. Prueba de ello es que los países con mayor calidad en la educación, no cambian las bases de la legislación en la materia desde hace más de 20 años.

* Carencias formativas:

Actualmente hay un elevadísimo número de jóvenes que salen de nuestro sistema educativo con unas alarmantes carencias en conocimientos básicos: lenguaje, matemáticas,... ¿Cómo se puede concebir que un universitario que está a punto de convertirse en ingeniero, médico, economista, etc, no sea capaz de escribir un texto sin faltas de ortografía o no sepa la tabla de multiplicar? Y no es ninguna exageración, hay un alto porcentaje de universitarios en dicha situación.

No hablemos ya de otras muchas materias como la historia, la geografía, etc,... ¿qué porcentaje de universitarios españoles conocen todas las Comunidades Autónomas de España y sus provincias? Está claro que hoy en día, hay otras áreas de conocimiento fundamentales que nuestros padres no tenían que abarcar, como las nuevas tecnologías, o al menos no tanto como ahora, como es el caso de los idiomas, pero eso no puede conllevar una reducción de los conocimientos básicos.

¿Cómo puede ser que un estudiante pase la selectividad sin saber escribir sin faltas, ni saber la tabla de multiplicar? Una prueba que en la mayoría de lugares superan sin dificultad más del 80% de los alumnos, ¿es eso un indicador directo de que nuestros estudiantes afrontan la prueba con una buena preparación? La respuesta es NO, el problema es que las universidades españolas no han sabido aprovechar el descenso de la natalidad, y por tanto de la población estudiantil, para reducir los ratios de alumno por profesor, para acabar con la masificación en las aulas y tener un sistema más personalizado y con una mayor calidad, sino que su respuesta ha sido rebajar hasta el mínimo las exigencias para entrar en la universidad, lo que automáticamente produce otro efecto: que los profesores de bachiller limiten los conocimientos a impartir a esos mínimos exigidos en la selectividad.

Hay muchos colegios en los que los niños tienen que aprenderse los ríos, sistemas montañosos, cabos, mares, países y capitales de todo el mundo, conocimientos que no duran en su memoria ni 2 meses, todo por no centrase en enseñarles los principales e incidir mucho en ellos, porque meterles tantos datos en la cabeza, en lugar de incidir en los fundamentales, solo sirve para que luego no se sepan ni los ríos de su comunidad autónoma. Y lo importante nos es saberlo todo, sino saber lo importante, y saber cómo encontrar lo demás, y tener la capacidad para ampliar los conocimientos que sean necesarios.

* El dinero público a las escuelas públicas:

Si queremos una sociedad avanzada, moderna, con ciudadanos iguales y libres, es requisito indispensable un sistema educativo de calidad. Si a principios de los años ochenta la prioridad era la escolarización de todos los niños, una vez superada esa fase nuestra prioridad ha de ser la calidad con equidad. Y ello requiere un esfuerzo inversor por parte de los poderes públicos que alcance el 7% del PIB para educación.

Un esfuerzo inversor que dote a los centros educativos de las infraestructuras necesarias(ordenadores, laboratorios,...), así como garantice la atención a la diversidad con profesores suficientes para realizar desdobles en las materias que requieran un mayor esfuerzo por parte de los estudiantes, profesores de apoyo para los estudiantes que tengan más dificultades, etc.

Como decía antes, la prioridad a principios de los ochenta era la rápida escolarización de todos los niños españoles, por lo que se decidió implantar conciertos con centros privados para que acogiesen a parte de dicha población estudiantil, ya que la precaria red pública de entonces no los podía absorber a todos. Pero hoy en día, es inconcebible que si queremos tener un auténtico sistema educativo público, sigamos destinando fondos públicos a empresas privada que hacen negocio con la educación, porque además estos colegios concertados reciben dichos fondos para ofrecer una educación gratuita y en muchos casos cobran cuotas ilegales que ellos llaman “voluntarias”, pero que todos sabemos lo que pasa al que no las paga. Los fondos públicos deben ir destinados a la enseñanza pública, a la que todos los niños pueden acceder en igualdad de condiciones, lo que no se puede permitir es que ante la deficiente situación económica de muchos centros públicos se estén dando cada año miles y miles de millones a las empresas privadas que negocian con la educación. Dando lugar luego a situaciones como las de muchos institutos o colegios sin casi alumnos en las clases porque en las cercanías la Administración subvenciona colegios privados, que reciben por tanto a la vez fondos públicos y privados, mientras el colegio o instituto de la zona se cae a trozos.

¿Alguien comprendería que se destinasen cada año cientos de miles de millones de las antiguas pesetas a financiar tratamientos médicos en clínicas privadas que ofrezca la red pública, mientras en nuestra sanidad cada vez son más alarmantes las listas de espera, y la falta de profesionales y buenas infraestructuras? ¿O que el Estado pagase los vigilantes de seguridad privada a los propietarios de determinadas viviendas, en lugar de invertir dichos fondos en aumentar el número de policías, y con ello la seguridad pública de todos?

Y enlazando, con a donde deben ir destinados los fondos públicos, es aún más incomprensible que se financie a colegios privados cuando aún hay familias a las que supone un enorme esfuerzo mantener a sus hijos escolarizados por los costes de los libros, el material escolar, el comedor, el transporte... Por ello, para hablar de una EDUCACIÓN PÚBLICA de verdad, hemos de dotar a la educación española de un sistema de becas potente y eficaz, que garantice que todos los niños accedan en igualdad de condiciones a todas las etapas educativas independientemente de su renta familiar. Es justo reconocer también el enorme esfuerzo inversor que viene haciendo el actual gobierno de España desde hace 3 años, aumentando en miles de millones el presupuesto para becas, frente a las políticas de recortes del anterior gobierno, el del PP.

* Una educación laica:


Volviendo al principio, cuando apuntaba la necesidad de incidir en las materias básicas a la vez que es necesario abarcar nuevos estudios como las nuevas tecnologías o los idiomas, se hace también inconcebible que hoy en día se siga adoctrinando religiosamente a nuestros niños por parte del Estado a través de los colegios. En una sociedad laica como la actual, cada uno es libre fuera del horario de clases de practicar su religión(en caso de tenerla), acudir a su templo, etc, pero en la escuela pública, la escuela de todos, no cabe el adoctrinamiento religioso, porque ello supone una discriminación por razón de religión, que viola la Constitución, para todos aquellos niños que no son católicos. En las escuelas hay que estudiar las religiones desde un punto de vista histórico, filosófico y antropológico, pero no confesional. La solución tampoco es introducir la enseñanza de otras religiones, porque no habría profesores de todas las religiones en las clases, y porque sigue correspondiendo al ámbito privado de cada individuo y no puede suponer una merma en las horas lectivas del conjunto de estudiantes.

Y no se entiende, que los mismos que abogan por adoctrinar religiosamente a los niños en las escuelas, se posicionen en contra de una asignatura como Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, que lo único que pretende es impartir a los niños desde pequeños valores universales como la tolerancia, el respeto a la diversidad, la paz, la libertad, la igualdad entre hombres y mujeres, etc. Que sirva para terminar con lacras sociales como la violencia machista, la xenofobia, la homofobia, la violencia juvenil, el consumo de alcohol y drogas, etc.

* Asturias, compromiso con la educación:

Y no puedo irme sin poner el ejemplo que yo tengo más cercano, las políticas educativas asturianas, como muestra de que es posible cambiar las cosas, de que es posible que nuestros jóvenes salgan mejor formados del sistema educativo. Asturias, una comunidad autónoma con una economía modesta, logra la mejor tasa de graduación del país en Secundaria Obligatoria, 3 puntos por enci­ma de la media de la UE (85%); el porcentaje de titulación en el Bachillerato ha experimentado un aumento de 10 puntos en los últimos 5 años, situando a Asturias 12 puntos por encima de la media española. El 70% de los profesores de Asturias participa cada año en el Plan de Formación del Profesorado y de este porcentaje 1 de cada 2 en alguna actividad de formación relacionadas con las TIC. Se hace un esfuerzo especial en el incremento de los profesores de apoyo, desdobles; y en planes de convivencia y prevención del absentismo gracias a los cuales tenemos unas bajas tasas de absentismo escolar.

Se ha incrementado el horario de lengua y matemáticas, se han implantado secciones bilingües. Y se da un especial protagonismo a la formación continua del profesorado, creando grupos de trabajo e innovación, sistemas de autoevaluación en los centros, y una rede telemática a través del portal Educastur, en la que pueden disponer de materiales y herramientas didácticas.

* Educar, crear futuro:

En definitiva, la educación es el pilar fundamental de nuestra sociedad, educar es crear futuro, a través de un sistema que ofrezca posibilidades a todos, un futuro con ciudadanos libres, independientes, críticos y participativos, capaces de sustentar un país avanzado, democrático e igualitario, donde no sobre nadie, donde todos tengamos acceso en igualdad de condiciones a la misma formación, para que todos seamos ciudadanos de primera en una sociedad llena de oportunidades, y para que ni uno solo de nuestros niños acceda en inferioridad de condiciones al sistema que el resto, para ello necesitamos una auténtica EDUCACIÓN PÚBLICA, LAICA Y DE CALIDAD.

domingo, abril 15, 2007

Nueva Ley Orgánica de Universidades

La LOU cambia para mejor gracias a la Ley por la que se modifica la Ley Orgánica de Universidades aprobada hace unos dís en el Congreso de los Diputados.

La reforma de la LOU supone un importante cambio para mejor en muchos aspectos, aunque se quede corta en algunas de las reivindicaciones estudiantiles.

Entre los puntos positivos cabe destacar:

1.- La puesta en marcha de un Consejo Estatal de Estudiantes que vertebrará la representación estudiantil a nivel estatal, el cual es necesario que tenga un papel central en el observatorio de becas y ayudas al estudio. Así mismo, considero que es muy positiva la creación de este órgano porque para mi, los estudiantes, sus derechos e intereses, y la universidad pública son lo primero, y este órgano servirá para que los estudiantes estemos mejor representados, y disfrutemos de más posibilidades de participar a todos los niveles.

2.- La creación del Estatuto de Derechos y Deberes de los Estudiantes, iniciativa propuesta al Ministerio en su día por la Federación de Asociaciones de Estudiantes de España de cuya coordiandora federal formo parte, y cuya representante en Asturias, Aula Joven, tengo el honor de presidir. El cual deberá incluir:

* La propiedad intelectual de los trabajos universitarios.

* Los derechos de los estudiantes en el seno del Espacio Europeo de Educación Superior.

* Un reglamento para la revisión de exámenes y otro para la regulación de las prácticas externas.

* La participación de los estudiantes en la evaluación de la calidad.

* La creación de un adjunto al Defensor del Universitario que sea el Defensor del Estudiante, figura que estaría representada por un estudiante.

* La gratuidad de los servicios obligatorios, como las tasas de secretaría y la expedición del título o la certificación del expediente.

* El reconocimiento de la participación estudiantil en la vida universitaria.

3.- Introducción de mecanismos de rendición de cuentas ante la sociedad y de evaluación de la calidad.

4.- Impulso a la investigación, se promueve la movilidad de los investigadores, y el desarrolo conjunto universidad-empresas de programas de I+D+I. Para tener así, universidades volcadas en la investigación en pro de los avances científicos y en la generación y transmisión de conocimientos para el progreso social.

5.- Avances en la igualdad de oportunidades: se establecen medidas de acción positiva para garantizar el acceso en las mejores condiciones a las personas con discapacidad; así como medidas de igualdad de género para promover la participación de las mujeres en los órganos de gobierno, los grupos de investigación,...

Igualdad de oportunidades también garantizada por los avances en la política de becas: donde se han multiplicado los presupuestos para dichas partidas, especialmente la destinada a becas Erasmus cuya partida se ha multiplicado por 8, o la creación de préstamos de hasta 22.800€ a interés cero para másters que los estudiantes no tendrán que devolver hasta que alcancen un nivel de renta suficiente.

6.- Así mismo, los nuevos mecanismos permitirán a los estudiantes compatibilizar sus posibles actividades laborales con su vida académica.

7.- Se introducen también sistemas de control y evaluación de la calidad, se convierte a la ANECA(Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación) en Agencia Pública con funciones de acreditación y evaluación


Pero también hay aspectos en los que la reforma se ha quedado corta como:

1.- La no inclusión de un porcentaje mínimo de estudiantes del 35% de participación en los órganos de gobierno, ya que representamos al 95% de la comunidad universitaria; y los marginales porcentajes de participación actuales llevan en la mayoría de ocasiones a que las propuestas de los estudiantes no sean tenidas en cuenta, o no obtengan la consideración que merecen. Mientras que se mantiene la mayoría del profesorado permanente en los procesos electorales.

2.- La posibilidad que se da a las universidades privadas de abrir centros adscritos a universidades públicas. Yo soy partidario de mejorar la inversión y oferta universitaria para que no sea necesario dejar la educación en manos de empresas privadas. Aunque los profesores de universidades privadas no podrán serlo a la vez de las públicas.

3.- La falta de mecanismos para garantizar que a la hora de seleccionar a las personas que se convertirán en profesores universitarios no se tenga en cuenta solo su grado de conocimientos, sino también, su capacidad pedagógica, gran carencia del profesorado, del que el actual sistema solo valora sus labores en la investigación y no el desarrollo de sus funciones docentes y capacidades pedagógicas. No el que más sabe, es el que mejor enseña y mejor transmite los conocimientos.