jueves, abril 30, 2009

Porque no todo vale

Artículo de José Armas publicado por la revista Fusión en su edición de abril de 2009: http://www.fusionasturias.com/opinion/otras-opiniones/porque-no-todo-vale.htm

Hay quienes consideran que todo vale en la lucha por el poder, que se puede ascender caiga quien caiga, y buen ejemplo de ello son aquellos a los que no les importa perjudicar la estabilidad del sistema educativo si con ello pueden sacar algún rédito político, tal y como ha hecho en los últimos años el Partido Popular con el apoyo de una Jerarquía Católica cada vez más conservadora y radicalizada, alejada de la sociedad e involucrada con los intereses concretos de un partido político.



Educación para la Ciudadanía es una asignatura que desde muchos colectivos de la comunidad educativa veníamos reivindicando desde hace años para suplir la carencia de formación cívica en nuestras escuelas, contribuyendo a formar ciudadanos democráticos, libres e iguales. La formación como ciudadano de un niño no se debe restringir al ámbito de la familia, debe ser un compromiso de toda la sociedad, los niños no pueden ir a la escuela solo a aprender matemáticas, física, inglés,… sino que han de formarse también en una serie de valores neutrales y universales. Los psicólogos, pedagogos y demás expertos, coinciden siempre en que la mejor forma de eliminar a largo plazo lacras de nuestra sociedad como la violencia machista, la xenofobia, la homofobia, o el consumo de drogas, entre otras, es educar a las personas desde niños en el respeto, la igualdad entre hombres y mujeres y entre todas las personas, los peligros del consumo de alcohol y drogas, etc.

Lamentablemente el Partido Popular, principal partido de la oposición, desestima la opción de realizar una labor parlamentaria de crítica constructiva en pro de la sociedad española, y preso de sus sectores más radicales se ha dedicado a boicotear la implantación de esta asignatura desde su origen, no escatimando para ello tergiversaciones, manipulaciones y mentiras, apoyado siempre por los medios de comunicación más conservadores y por una Conferencia Episcopal que cada día parece más un apéndice del partido conservador. Llegando en esa cruzada a promover la objeción de conciencia, objetando(aunque en realidad lo que hacen es forzar a sus hijos a objetar) grupos minoritarios a que sus hijos sean educados en valores tan básicos como los Derechos Humanos, la igualdad entre hombres y mujeres, el respeto a todas las personas independientemente de su raza, orientación sexual o religión, para que sean niños que cuando crezcan no discriminen sino que integren a los diferentes, para hacer una sociedad más justa en la que nadie sea menospreciado, una asignatura que imparte también educación vial, hábitos de comportamiento ecológicos, y muchos otros temas tan fundamentales en la formación de nuestros niños que hacen incomprensibles estos métodos fruto de la utilización por parte del Partido Popular del “todo vale para desgastar al gobierno” ¿A caso están en contra de que se eduque a los niños para evitar la violencia contra las mujeres? ¿Y de la igualdad entre todas las personas? ¿Qué pasaría, por ejemplo, si los creacionistas objetasen y se negasen a dar clases de Ciencias Naturales en las que se imparten obviamente las teorías evolucionistas? ¿O los anarquistas quisieran impedir que sus hijos estudiasen en Ciencias Sociales los pilares de los sistemas políticos democráticos? La actitud de los sectores conservadores belicosos con la asignatura es un sinsentido más que acumulan en su ya larga lista con la perspectiva que da el paso de los años, opuestos siempre al cambio y al progreso, sectores que antaño no fueron partidarios de que las mujeres tuviesen derecho al voto, o no hace tanto se opusieron a la ley del divorcio, y para los que el transcurso del tiempo evidencia sus atropellos del pasado.

Así mismo, basta ver que cuando uno mantiene un debate público con los defensores de dicha objeción ellos mismos no son capaces de citar un párrafo de algún libro de Educación para la Ciudadanía en el que sustentar ese supuesto “adoctrinamiento” que denuncian, porque la mejor manera de formarse opinión sobre esta asignatura y no ser preso de las intoxicaciones con las que los conservadores pretenden confundir a padres y estudiantes, es ojear uno de los libros de texto para darse cuenta de la manipulación llevada a cabo.


Más asombroso es aún, que los mismos que intentan tumbar esta asignatura con falacias como que “pretende adoctrinar”, sean los que exigían que la asignatura de religión católica fuese no solo obligatoria, sino también evaluable y computable a todos los efectos, es decir, no solo que se obligase a todos los niños a acudir a clases de religión católica fuese cual fuese su confesión o la de sus familias, sino que además de la nota que obtuviesen dependiese que pudiesen pasar de curso, obtener becas e incluso acceder a la universidad ¿Pero a que eso no es adoctrinar señores del PP y señores obispos? Basta ya de hipocresías, ya estamos cansados, hagan ustedes su labor, sus críticas, y expliquen sus planteamientos, para avanzar en la calidad del sistema educativo español, pero dejen de poner palos en las ruedas, porque no todo vale, y no subestimen la capacidad de análisis de los ciudadanos sobre sus burdas actuaciones para alcanzar el poder.

Me alegro enormemente de que el Tribunal Supremo haya puesto a cada uno en su sitio, imponiendo la cordura en un asunto básico, y lamento que a pesar del varapalo judicial algunos de los detractores de la asignatura pretendan ignorar la sentencia de la Justicia y ya hayan anunciado que no abnegarán. Esperemos que esta sea la última vez que se utilice la educación como arma arrojadiza en la lucha partidista, y lo que es más grave, que se altere la asistencia habitual de nuestros estudiantes a clase con los graves perjuicios que eso ha causado a los hijos de los objetores, y que parece no importarles con tal de menoscabar la acción del Gobierno, para fines torticeros que poco tienen que ver con la mejora de la enseñanza. Y que de una vez por todas nuestros políticos, desde sus diferencias, puedan ponerse a trabajar por la tan necesaria estabilidad en el sistema educativo y sea posible, por fin, un gran Pacto por la Educación, que desde la estabilidad permita a los legítimos gobiernos legislar para situar nuestro sistema educativo a la cabeza a nivel internacional de los índices de calidad.

viernes, septiembre 05, 2008

Los Jóvenes de la Paz

Artículo publicado en el País Vasco por el diario El Correo, el domingo 24 de agosto de 2008

JOSÉ ARMAS MONTES PRESIDENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE ESTUDIANTES DE ASTURIAS 'AULA JOVEN'

Me invade el coraje al ver que en pleno siglo XXI en España, y especialmente en el País Vasco, aún no hay libertad, no la hay porque hay personas que no pueden expresar sus ideas, que viven con miedo, que temen que les asesinen, que temen ser secuestrados, que están amenazados, que sufren la extorsión,... La violencia y el dolor son el medio que utilizan aquellos a los que les falta la razón, los que carecen de argumentos, los que su pobreza intelectual no les permite defender de otra forma sus ideas: los cobardes de la banda terrorista ETA.

Pero que tengan por seguro que frente a ellos siempre se alzarán las voces de la paz, la libertad y la democracia, por boca de millones de ciudadanos del País Vasco (una tierra que basta visitar para darse cuenta uno de que está llena de buena gente y son tan solo una minoría los que la intentan enturbiar), de España y de todas partes del mundo. Pero especialmente las de los jóvenes, los que con firmeza, siempre han gritado contra la injusticia, los que siempre han propiciado el cambio, los que siempre han tenido una convicción democrática inquebrantable, basta echar la vista 40 años atrás cuando los estudiantes y demás jóvenes españoles luchaban contra los otros grandes represores recientes del pueblo español, los dirigentes de una dictadura que oprimía a los ciudadanos de España, aquellos contra los que ETA decía luchar y de los que tanto ha copiado.

Hemos de ser, por tanto, también ahora los jóvenes los que lideremos el frente antiterrorista, los que repudiemos a los violentos y a los no menos culpables que les justifican, los que demostremos que los españoles nos podemos entender y respetar desde nuestras diferentes ideas, los que hartos ya de tanto sufrimiento les dejemos claro que no van a ganar, porque por cada disparo, por cada bomba, alzaremos nuestras voces por millones, y porque para callarnos tendrían que matarnos a todos ya que mientras quede uno solo de nosotros habrá alguien dispuesto a hacerles frente para defender la paz. Los que en cada barrio, en cada universidad, en cada cafetería, en todos los lugares, rechacemos los planteamientos intolerantes y animemos a quienes los mantienen a subirse al tren de la democracia, a defender sus ideas respetando las de los demás, a entender que podemos convivir en paz, pero que para ello es necesario respetar la libertad de todos.


Nadie, nadie, se puede creer con derecho a asesinar a un padre, a una hermana, a un hijo, a un amigo, a una novia,... a truncar un proyecto de vida, porque simplemente no comparte sus ideas, eso lo han hecho Franco, Hitler o Mussolini, y todos quienes les apoyaron, a los que la historia ya juzgó, tal y como hará con todos los que no permiten vivir a los ciudadanos vascos y del resto de España en libertad, pero no solo a los que aprietan el gatillo o colocan las bombas para sesgar vidas inocentes, sino a todos aquellos cobardes e igualmente responsables que les defienden, apoyan y les sirven de sustento social, cuya falta de valentía les impide desmarcarse del terror para apostar por la fuerza de la palabra. Llegará el día en que todos ellos tengan que explicar con suma humillación a sus hijos y nietos de que lado estaban ellos, del de los asesinos, los torturadores y los extorsionadores, o el de la paz y la democracia.


Insisto por ello, una vez más, en que hemos de ser los jóvenes, y especialmente los jóvenes vascos, con el apoyo de los de toda España, los que no nos conformemos con rechazar puntualmente el terrorismo, con defender puntualmente la paz, sino los que día tras día, en todas partes, dejemos bien clara la diferencia entre los que defienden sus ideas y los que las imponen, los que matan al que se expresa libremente y los que están dispuestos a morir para que todos lo puedan hacer, los que arrinconemos en el más repudiado y vergonzoso lugar de la sociedad a los asesinos y fascistas de ETA y su entorno, porque pronto desaparecerán, serán vencidos y cabizbajos tendrán que rendir cuentas ante la justicia y ante lo que es más importante: la historia. Suya será la mayor de las vergüenzas.


A nuestros padres les tocó luchar contra la dictadura, a nosotros nos ha tocado combatir el terrorismo con todas nuestras fuerzas y no debemos perder ninguna oportunidad para ello.

domingo, agosto 03, 2008

Tasas universitarias


Desde Aula Joven hemos pedido al Gobierno del Principado de Asturias que evite incrementar las tasas de las matrículas universitarias por encima del IPC, y que aplique el mínimo pactado en la Conferencia General de Política Universitaria que fijó la subida de las tasas universitarias entre el 4,2% y el 8,2%.

Cualquier incremento de las tasas universitarias por encima del IPC implicaría poner obstáculos al acceso o la permanencia en la Universidad de los estudiantes que tienen menos recursos. El acceso a la universidad pública debe regirse, aparte de por los criterios académicos, por un claro espíritu de fomento de la igualdad de oportunidades, que entre otras cosas ha de procurar que nadie se quede fuera de la Universidad por motivos económicos.

El sistema de becas ha mejorado mucho en los últimos años. Los motivos económicos son cada vez menos influyentes a la hora de quedarse fuera de la Universidad, lo que supone haber dado una gran paso a favor de la igualdad de oportunidades. Por ello pedimos al Gobierno de Asturias que no dé pasos atrás en este sentido, y que evite establecer incrementos desproporcionados de las tasas unviersitarias.

La financiación de las universidades es responsabilidad de las Comunidades Autónomas y del Gobierno, y no de los estudiantes. Los ciudadanos ya financiamos la educación pública a través de nuestros impuestos, y es realmente grave que gobiernos regionales como el de la Comunidad de Madrid repercutan su escaso interés por la educación pública y su deficiente financiación del sistema educativo en los alumnos con menos recursos.

Además el máximo fijado por la Conferencia General de Política Universitaria es excesivo, ya que supone doblar el incremento del IPC en un escenario de inflación alta, que desgraciadamente sufren de manera especial los hogares más desfavorecidos.

Aunque los estudiantes apoyemos la política de becas puesta en marcha por el Gobierno de España en los últimos años, es necesario que se siga mejorando, porque aún queda mucho por hacer, y no estaremos satisfechos mientras haya un solo estudiante en España que encuentre obstáculos económicos a sus objetivos académicos, y esperamos que se vayan dando cuanto antes los pasos necesarios para conseguir que, tal y como se comprometió el Gobierno de España, al final de la legislatura el 30% de los alumnos universitarios disfruten de una beca.

lunes, julio 21, 2008

NUEVO MODELO DE SELECTIVIDAD

Simplemente comentar los aspectos más positivos del proyecto:

La reforma planteada desde el Ministerio contribuirá a que los estudiantes puedan acceder a las carreras que desean con mayor facilidad. Si no se obtiene una nota suficiente para elegir carrera, los estudiantes dispondrán de manera optativa de otra oportunidad sin tener que esperar a la siguiente convocatoria de selectividad.

El proyecto que se plantea supone un avance importante para los alumnos que pretenden acceder a estudios universitarios ya que aumentan las posibilidades de éxito en la prueba.

Cuestiones como la posibilidad de tener una oportunidad para subir nota de manera optativa, sigue en la línea de aumentar la autonomía del estudiante, al igual que se había hecho con otras reformas llevadas a cabo por este gobierno como la del Bachillerato. Además, esta reforma contribuirá al reciclaje de conocimientos a lo largo de la vida, dado que la calificación de la prueba optativa tendrá una duración de dos años y ésta se podrá realizar tantas veces como los/as alumnos/as quieran.

En cualquier caso, los estudiantes seguiremos trabajando para facilitar el acceso de aquellos que quieren estudiar, la universidad es de todos y todos debemos poder acceder a ella.

sábado, mayo 03, 2008

El TSJ de Andalucía tumba parte del temario de Ciudadanía

Noticia publicada en La Voz de Astruias el 1-mayo-2008.

Aula Joven de Asturias lamenta la politización de la Justicia.

01/05/2008 REDACCION
Los contenidos relativos a ideología de sexo, homosexualidad y opciones vitales contenidos en la asignatura de Educación para la Ciudadanía tal como se imparte en Andalucía "violentan la libertad ideológica y religiosa de las personas" y la neutralidad ideológica de los poderes públicos, según estima el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que ha decidido tumbar esta parte del temario. La Junta andaluza recurrirá contra el fallo.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), de carácter conservador, resolvió así el recurso presentado por cinco padres, entre ellos dos militantes del PP, contra el decreto andaluz que desarrolla la asignatura en la comunidad.

Pero remite el caso al Supremo al no tener competencias para proceder a la anulación. El tribunal considera que dicho desarrollo curricular "rebasa" el límite que exige el principio de neutralidad ideológica del Estado, ya que "revela a las claras que se está más allá de transmitir los valores de libertad, justicia, igualdad y pluralismo político recogidos en la Constitución".

CONVICCION Así, rechaza la mención al sexo porque los recurrentes tienen derecho "a educar a los hijos en la concepción de la sexualidad que resulte conforme a sus convicciones", así como la expresión "la educación ha de atender al respeto de las diversas opciones vitales de personas y grupos sociales". También anula la expresión sobre que la escuela debe "huir de una simplificación en la definición de identidades".

Mientras, la entidad Aula Joven, representante en Asturias de la Federación de Asociaciones de Estudiantes de España (Faest), manifestó ayer su "sorpresa" por la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), de anular los contenidos de la asignatura de EpC que se refieren a ideología de género, relaciones homosexuales y opciones vitales, Andalucía.

El presidente de Aula Joven, José Armas, señaló, mediante nota de prensa, que EpC es una asignatura que "promueve valores como el respeto y la tolerancia", al tiempo que indicó no entender cómo un tribunal democrático "puede anular contenidos inspirados en estos valores". "No tenemos más remedio que acatar la sentencia, aunque lamentamos que la Educación y la Justicia se sigan politizando", añadió.

domingo, agosto 12, 2007

Entrevista publicada por El Cien

Entrevista publicada en la edición de julio del periódico El Cien, sobre las bolsas de suspensos y la calidad docente en la Universidad de Oviedo.

¿Qué está fallando en la Universidad de Oviedo?

La polémica suscitada por el caso del profesor de la Facultad de Medicina que aprobó sólo uno de sus 146 alumnos ha dejado entrever una serie de problemas que afecta al rendimiento de los alumnos en la Universidad de Oviedo. Alumnos que tardan más de 7 años en terminar una carrera de tres años o asignaturas con altas tasas de suspensos, hacen que muchos se pregunten por la raíz del problema: ¿son fracasos del profesor o del alumno? ¿Qué es lo que está fallando en la Universidad para que se den estas bolsas de suspensos? A lo largo de los próximos meses intentaremos responder a estas preguntas escuchando a todas las partes implicadas.. Este mes entrevistamos al Presidente de Aula Joven y miembro de la Coordinadora Federal de la Federación de Asociaciones de Estudiantes de España. Aula Joven advierte de que casos como el de la Facultad de Medicina no son ninguna excepción. Las bolsas de suspensos motivadas por el desinterés de muchos profesores por la docencia, es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la Universidad de Oviedo, una de las Instituciones públicas más emblemáticas en el Principado de Asturias.

JOSÉ ARMAS MONTES / PRESIDENTE DE AULTA JOVEN Y MIEMBRO DE LA COORDINADORA FEDERAL DE LA FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES DE ESTUDIANTES DE ESPAÑA

“Hay asignaturas donde no aprueba ni el 5 por ciento de los estudiantes, por tanto, el problema ya no es de los estudiantes cuando suspenden más del 95 por ciento”


Ustedes dicen que existen más asignaturas en las que no aprueba ni uno de cada diez alumnos, ¿el nivel de exigencia es elevado o los alumnos llegan con un nivel bajo? ¿Qué es lo que falla?

Lo de Medicina fue un caso más y ni mucho menos, fue el más grave que tenemos en la Universidad. El tema de bolsas de suspensos es algo que se da en casi todas las carreras pero muy especialmente en las técnicas. Lo que pasa principalmente, es que hay un nivel docente y pedagógico por parte de muchos profesores, prácticamente nulo. Hay asignaturas que es imposible aprobar con una seguridad del 99 por ciento, sin prepararlas en una academia privada. Eso implica que la gente, después de tener que pagar tasas elevadas de matriculación, tengan que pagarse todos los meses un centro privado donde un profesor te explique lo que otro no te explica bien en las clases de la Universidad, por las cuales también pagaron previamente. La diferencia es que ese profesor de la academia tiene más o menos clientes en función de lo que se esfuerce explicando, así que el profesor se esfuerza y explica bien, cosa que no ocurre en muchos profesores de la Universidad de Oviedo porque los hay que explican fatal, que tienen un nivel pedagógico nulo y que no se preocupan de que los alumnos les entiendan cuando dan sus clases. Ellos imparten sus clases magistrales, se van y nadie les controla, tienen garantizado su sueldo y su trabajo porque hay mecanismos de control pero no se aplican.


También dicen que hay profesores que faltan a clase...

Hay profesores que se saltan las clases. A lo mejor tienen que dar tres clases a la semana y ellos por su cuenta, establecen que se dan dos y con eso basta. Además de faltar, cuando van a clase, muchos llegan 20 minutos tarde, marchan 20 minutos antes, hacen un descanso de un cuarto de hora por el medio..., al final las clases de dos horas, quedan en una hora. Esto que no se consentiría a nadie en ningún tipo de empleo, ya sea público o privado, en la Universidad ocurre con los profesores y nadie hace nada por evitarlo.


¿De verdad hay profesores que se niegan a dar el horario de tutorías?

Las tutorías que son horarios para resolver dudas que establece la Universidad para todos los profesores, parece que es un favor que nos hacen los profesores porque muchos se los saltan. Los alumnos van a preguntar dudas al despacho en horarios de tutorías y los profesores no están allí. Después te los encuentras por Oviedo haciendo recados o en la cafetería. Nadie controla que se cumplan los horarios de tutoría.También hay profesores que tienen que dar clase lunes, miércoles y viernes y el día de la presentación dicen que el viernes no tienen que dar clase porque él mismo considera que les vale con las clases de lunes y miércoles. Nadie hace nada ni nadie dice nada, ni directores o decanos de las universidades ni el rectorado. Nosotros hemos denunciado casos de suspensos masivos, de profesores que se negaban a informar del horario de tutorías, de profesores que incumplían su horarios y al final nunca se hizo nada. Todo son buenas palabras, buenas intenciones pero nunca terminan haciendo nada.Por otro lado, a la hora de acceder a una plaza universitaria, nadie tiene unos mínimos conocimientos pedagógicos y tampoco hay cursos de formación para aquellos que aspiran a plazas de profesores universitarios en esa materia. Tan sólo se tiene en cuenta los títulos y los méritos en investigación pero no cómo explican. En una carrera de Humanidades, si el profesor explica mal, el alumno puede salvarse estudiando por su cuenta pero en una Ingeniería hay asignaturas como cálculo o matemáticas que requieren unos razonamientos y unas operaciones muy complejas que un alumno no puede llegar a comprender por su cuenta. Necesita una explicación y un razonamiento. El problema es que la mayoría de estos alumnos tienen que asistir a academias.


Ustedes dicen que existe un desinterés de algunos profesores por la docencia...

Hay un desinterés importantísimo porque nadie se lo evalúa ya que a la hora de acceder a estos puestos nunca se tienen en cuenta los méritos como docentes. Lo único que se valora es si tienen méritos en el ámbito de la investigación, lo cual es otro fallo del sistema. No siempre el que mejor sabe es el que mejor explica. Esto crea esas elevadas bolsas de suspensos. Lo de medicina es un caso más y no es el más grave (aprobó uno de 146). Hay casos como Cálculo de Informática donde aprobó uno de 600 matriculados, en su momento. Hay asignaturas donde no aprueba nadie y otras donde el número de aprobados no llega ni al 2 por ciento. Esto provoca bolsas de suspenso que crean masificación en las aulas, retardos en la finalización de las carreras (tenemos carreras de tres cursos cuya media para terminar es de 7 años y medio), abandono de estudios (hay gente que no está dispuesta a pasarse 7 u 8 años para sacar una carrera de tres cursos, algunos no pueden permitírselo económicamente) y también para esos alumnos del primer año que reciben una beca del Ministerio es difícil renovarla porque no llegan a los créditos necesarios (que son para todos igual) para acceder a la beca.


¿Esto se nota en las aulas?

Esto se ve al comienzo del curso, el primer mes las aulas están llenas y al segundo no hay nadie porque la gente se da cuenta de que no hace nada en clase y que la única forma de aprobar esa asignatura es yendo a la academia. Además muchos profesores ya lo dan por hecho. Es indignante que hayas pagado a la Universidad para que te den unas clases y tengas que pagar en las academias.


¿Qué dice el Rectorado?

El Rectorado dice lo de siempre: que aquí no pasa nada, que somos una de las mejores Universidades de España y que esto es un caso aislado, cuando hay un listado de asignaturas o carreras problemáticas. En la Universidad de Oviedo hay asignaturas donde no aprueba ni el 5 por ciento de los estudiantes, por tanto, el problema ya no es de los estudiantes cuando suspenden más del 95 por ciento. La gente se desespera porque tiene que preparar 3 o 4 asignaturas en una academia, eso es mucho dinero y muchos no pueden permitírselo.




El profesor de Biofísica de la Universidad de Medicina achacó el número de suspensos al bajo nivel con el que llegaban los alumnos e incluso a que algunos no había estudiado la asignatura de Física en el Bachiller... Puede que haya una mala base en ciertas asignaturas...

Tiene razón en parte porque puede haber gente que comienza Medicina sin haber dado clase de Física en Bachiller pero teniendo en cuenta que los alumnos que estudian esta carrera entran con un mínimo de 8,5 de nota media y el 90 o el 95 por ciento, han dado Física, con esas notas medias ya se encargarán ellos de ponerse al día. Y aunque no fuera así esto pasaría con un 10 por ciento no con el 99 por ciento. También es cierto que la Selectividad es un paripé, un coladero, cuando hay alumnos que han estado suspendiendo 5 asignaturas todo el año y llegan a la selectividad y aprueban. Hay que tener en cuenta lo que se evalúa. Hay conocimientos básicos que deberían de tener todos los universitarios y nos los tienen con faltas de ortografía y sin saber la tabla de multiplicar porque uno puede aprobar la selectividad con faltas de ortografía y sacar su carrera con matrículas de honor sin saber la tabla de multiplicar porque nadie les tiene en cuenta esas cosas. Pero ahí el sistema falla tanto en el bachiller como en el acceso a la universidad.


Al final se estableció un acuerdo entre Universidad, profesor y alumnos en la asignatura de Biofísica (reducir de 15 a 12 las respuestas válidas para lograr el aprobado y un curso cero de Física), ¿cree que ha sido la solución correcta?

El Rectorado ha creado una cortina de humo porque ahora estamos en los medios de comunicación cuando el rectorado sabe que hay muchas asignaturas así. Los alumnos de otras carreras estaban indignados porque subieron los aprobados por salir en los medios.


Al final, estas bolsas de suspensos ¿afectan a la calidad de la Universidad?

Lo fundamental y para lo que estamos aquí es para aprender y si el nivel es tan pobre que tenemos que pagar en las academias, hay un problema. Lo más importante es llegar, adquirir unos conocimientos, aprobar y adquirir el título, si las clases fallan lo demás ya importa menos.


¿Cuál cree que es la solución?

La solución sería, por un lado, que quien quiera acceder a las plazas tenga unos conocimientos pedagógicos y unas habilidades pedagógicas. Si no sabe explicar no vale para dar clase por muy buen investigador que sea y habría que establecer cursos para que los aspirantes adquiriesen esas habilidades.Por otro lado, habría que tener unos mecanismos de control que se aplicasen. La Universidad todos los años hace encuestas a los alumnos sobre las asignaturas y el profesor que las imparte. Los resultados que se publican no tienen nada que ver con la opinión de los estudiantes, son irreales. La solución sería que mecanismos de control como esas encuestas se aplicasen, sacando unos resultados objetivos y tomando determinadas acciones. También tiene que haber un mecanismo de control sobre las asistencias a clase de profesores. Ahora mismo existen los mecanismos de control pero no se aplican.


Como miembro de la Coordinadora Federal de la Federación de Asociaciones de Estudiantes de España, ¿tiene constancia de que estos casos ocurran también en otras universidades del país?

Casos de bolsas de suspensos y problemas de calidad docente, hay, pero por lo que he hablado con otros representantes no es tan exagerado como aquí.Si el Consejo de estudiantes en otra Universidad denuncia que un profesor no da clase o solo aprueba al 3 por ciento de los estudiantes, el rectorado automáticamente toma medidas. También ocurre que en otras universidades a los alumnos se les da más relevancia en el consejo de gobierno, dan más participación a los representantes de estudiantes y eso conlleva que cuando hay un problema concreto el profesor sabe que si los estudiantes denuncian, se van a tomar medidas. Aquí saben que no pasa nadaSe ha utilizado a este profesor de medicina como "cabeza de turco" para lavar su honestidad cuando tanto profesores como estudiantes sabemos que este profesor no está entre los de las bolsas de suspensos.

viernes, julio 06, 2007

Una educación pública, laica y de calidad(La Nueva España)

(Artículo publicado por La Nueva España el 11 de julio de 2007)

En este artículo sobre la situación actual del sistema educativo me centraré en una serie de puntos concretos, que sirvan para la reflexión y el análisis, tan necesarios en el ámbito de la legislación educativa. Porque la educación, la solución de sus problemas y la construcción del mejor sistema posible, compete a toda la sociedad, ya que de ella depende la formación de ciudadanos críticos e independientes, y requiere un esfuerzo de visión de conjunto por parte de todos los sectores implicados en esta tarea: administraciones, partidos políticos, profesores, padres, trabajadores y alumnos.
.
* Inestabilidad legal:
.
Es de los principales problemas de nuestro sistema educativo, algo tan importante para una sociedad como la educación de sus ciudadanos debe sustentarse sobre un amplio y generoso consenso social, que evite el cambio de las leyes educativas cada vez que se cambia de gobierno. Prueba de ello es que los países con mayor calidad educativa no cambian las bases de la legislación en la materia cuando cambia el partido político en el gobierno.

* Carencias formativas:

Actualmente muchos jóvenes salen del sistema educativo con alarmantes carencias formativas en áreas básicas ¿Cómo concebir que universitarios a punto de convertirse en médicos, ingenieros,... no sepan escribir sin faltas de ortografía o ignoren la tabla de multiplicar? Es cierto, que hoy hay otras áreas de conocimiento que nuestros padres no abarcaban, como la informática, o no tanto como ahora, es el caso de los idiomas, pero nada puede conllevar un descuido de los conocimientos básicos.

¿Y cómo se puede aprobar la selectividad con faltas de ortografía, o sin saber la tabla? Una prueba que en la Universidad de Oviedo, por ejemplo, superan más del 94% de los alumnos, ¿es un indicador fiable de la preparación de los estudiantes? NO, en absoluto; el problema es que las universidades no han aprovechado el descenso de la natalidad, y por tanto de la población estudiantil, para reducir los ratios de alumnos por profesor y tener un sistema más personalizado, de mayor calidad. Su respuesta ha sido rebajar al mínimo las exigencias de acceso, lo que automáticamente produce otro efecto: que los profesores de Bachillerato limiten los conocimientos a impartir a esos mínimos exigidos en la selectividad. No se trata de saberlo todo, sino aprender lo importante, conocer cómo encontrar lo demás, y tener la capacidad para ampliar los conocimientos necesarios.

* El dinero público a las escuelas públicas:

Para una sociedad avanzada, moderna, con ciudadanos iguales y libres, es requisito indispensable un sistema educativo de calidad, lo que requiere una inversión en educación por parte de los poderes públicos que alcance el 7% del PIB, para dotar a los centros de las infraestructuras necesarias, así como garantizar la atención a la diversidad con profesores de apoyo, desdobles, etc.

Si queremos tener un auténtico sistema educativo público y de calidad, no podemos seguir destinando miles de millones de euros públicos a entidades privadas que hacen negocio con la educación(colegios concertados), más aún cuando hay muchas familias con dificultades para mantener a sus hijos escolarizados por los costes de los libros, el material escolar, el comedor, el transporte... ¿Alguien comprendería que se destinasen cada año miles de millones a financiar a determinadas personas, en clínicas privadas, tratamientos médicos que ofrezca la red pública, mientras en nuestra sanidad son alarmantes las listas de espera?

Los fondos públicos deben invertirse en la escuela pública, a la cual también debemos dotar de un sistema de becas potente y eficaz, que garantice el acceso de todos en igualdad de condiciones a las diferentes etapas educativas independientemente de su renta familiar, para lograr la calidad con equidad. Es justo reconocer en este punto, el enorme esfuerzo inversor, aunque no suficiente aún, que viene realizando el actual gobierno de España, aumentando en miles de millones el presupuesto para becas (frente a las políticas de recortes del anterior gobierno, el del PP) y el que hace el Gobierno de Asturias aumentando en número y cuantía las becas tanto de competencia propia como estatales (gratuidad de libros de texto, ayudas para comedor y transporte, becas Erasmus, Séneca,...).
* Una educación laica:

En el siglo XXI no es admisible que el Estado siga adoctrinando religiosamente a los niños. En una sociedad laica, cada uno es libre para practicar una religión, pero en la escuela pública no cabe el adoctrinamiento religioso por la discriminación que implica. En las escuelas se deben estudiar las religiones desde un punto de vista histórico, filosófico y antropológico, pero nunca confesional. La solución tampoco pasa por introducir la enseñanza de todas las religiones, lo cual sería ingestionable, pues corresponde al ámbito personal y no puede suponer una merma en las horas lectivas del conjunto de alumnos.

Y es realmente inexplicable, que los mismos que abogan por imponer a todos su religión (PP, Conferencia Episcopal, Opus Dei,...), boicoteen la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, con la que únicamente se pretende impartir valores universales de tolerancia, paz, libertad, e igualdad; para contribuir a terminar con lacras sociales como la violencia machista, la xenofobia, la homofobia, la violencia juvenil, el consumo de alcohol y drogas,....

* Asturias, compromiso con la educación:

Las políticas educativas asturianas, son la muestra de que es posible cambiar las cosas, y que nuestros jóvenes salgan mejor formados. Asturias, una comunidad autónoma con una economía modesta, logra la mejor tasa de graduación del país en Secundaria Obligatoria, 3 puntos por enci­ma de la media de la UE (85%); el porcentaje de titulación en el Bachillerato ha experimentado un aumento de 10 puntos en los últimos 5 años, situándonos 12 puntos por encima de la media española. El 70% de los profesores de Asturias participa cada año en el Plan de Formación del Profesorado y de este porcentaje 1 de cada 2 en alguna actividad de formación relacionada con las TIC. Se hace un esfuerzo especial en el incremento de los profesores de apoyo, desdobles, y en planes de convivencia y prevención del absentismo gracias a los cuales tenemos unas bajas tasas de absentismo.

Se han incrementado los horarios de lengua y matemáticas, e implantado secciones bilingües; y se da un especial protagonismo a la formación continua del profesorado, creando grupos de trabajo e innovación, sistemas de autoevaluación en los centros, y una red telemática a través del portal Educastur, en la que pueden disponer de materiales y herramientas didácticas.
.
* Educar, crear futuro:

En definitiva, la educación es el pilar fundamental de nuestra sociedad; educar es crear futuro con ciudadanos libres y participativos, capaces de sustentar un país avanzado, democrático e igualitario, donde no sobre nadie, en el que todos tengamos acceso a las mismas posibilidades de formación, para que todos seamos ciudadanos de primera en una sociedad llena de oportunidades, y para que ni una sola persona acceda en inferioridad de condiciones al sistema que el resto. Necesitamos, pues, una auténtica EDUCACIÓN PÚBLICA, LAICA Y DE CALIDAD.

José Armas Montes es presidente de Aula Joven y miembro de la Coordinadora Federal de la Federación de Asociaciones de Estudiantes de España

lunes, junio 25, 2007

Suspenso el profesor(OviedoDiario)

* Artículo publicado por el periódico semanal OviedoDiario.
Cuando una asignatura con cientos de alumnos es aprobada únicamente por uno, cabe preguntarse si el problema es del profesor o del sistema, en lugar de los estudiantes.

Recientemente saltaba a los medios de comunicación el caso de un profesor de la Facultad de Medicina(carrera a la que acceden alumnos con más de un 8 de nota media en bachillerato y selectividad) que suspendía a 145 de sus 146 alumnos, y lo grave del asunto es que no es ni el único caso ni el más grave en la Universidad de Oviedo. Son muchas las asignaturas que no aprueban ni el diez por ciento de los alumnos. Las consecuencias son: alarmantes retrasos en la finalización de las carreras (hay carreras de 3 cursos cuya media de años para terminarlas es superior a 7, es decir, más de 2 años por curso), masificación, baja calidad docente, abandono de los estudios,...

La causa principal de este fallo del sistema hay que buscarla en el bajo nivel en pedagogía de muchos de lo profesores, a los cuales para acceder a una plaza universitaria no se les exige ningún tipo de conocimiento ni habilidad pedagógica, ni hay cursos previos para formarles en dichos conocimientos. Tan solo se tienen en cuenta sus títulos y méritos en investigación, y si bien la investigación es un pilar fundamental en nuestro sistema universitario el principal es la docencia, la transmisión de conocimientos. Y es que no siempre el que más sabe es el que mejor enseña. Las dotes de docencia son habilidades que no todo investigador tiene. Se le presumen pero la larga experiencia demuestra que se trata de un error.

Tan mal explican algunos profesores y tan poco les preocupa a otros que sus alumnos les entiendan, que es imposible, con una seguridad del 99 por ciento, aprobar determinadas asignaturas(especialmente en las ingenierías) sin prepararlas en una academia privada. Y claro, no es admisible que después del pago de elevadísimas matrículas universitarias, que impiden a muchos acceder a este tipo de estudios, haya que pagar todos los meses una academia donde imparten las mismas clases por las que abonaron tasas públicas, pero eso sí, en esta segunda ocasión el profesor explica correctamente, sin ser catedrático, y se preocupa porque sus alumnos le sigan y entiendan pues de ello depende su sueldo ya que su clientela depende de forma directa del éxito de sus alumnos.

La solución a esta enloquecida espiral de despropósitos pasa porque las autoridades universitarias se tomen muy en serio y de una vez por todas el problema. A la vez deben dejar de minimizarlo o mirar hacia otro lado, porque el primer paso para solucionar cualquier problema es reconocer su existencia. Para ello habrá que tomar medidas contundentes contra aquellos profesores que se saltan muchas de sus clases(especialmente los viernes... sin comentarios), o aquellos que llegan media hora tarde a clase y/o marchan 20 minutos antes, o aquellos que no cumplen su horario de tutorías(horario laboral obligatorio y remunerado, actitudes estas que no se le consentirían a ningún trabajador en ningún otro empleo, público o privado), e impartir cursos de métodos pedagógicos a los profesores actuales y a los futuros aspirantes y evaluar dichos conocimientos a la hora de acceder a las plazas. Aquellos que no son capaces de impartir sus clases en unas condiciones aceptables deben dedicarse a otros menesteres, incluida la citada investigación, porque no todo el mundo vale para ser profesor igual que no todo el mundo vale para ser futbolista ni los guardametas pueden jugar de delanteros en punta.

Al fin y al cabo, a los estudiantes lo que más nos preocupa por encima de infraestructuras, comedores, transporte, etc, son las clases que recibimos porque el núcleo de nuestra actividad es la adquisición de conocimientos, y determinados profesores ponen en cuestión el pilar fundamental del sistema universitario. Naturalmente que son mayoría los profesores dignos de ese nombre, que sí se preocupan por el aprendizaje de sus alumnos, preparan sus clases, y se esfuerzan en hacer lo mejor posible su trabajo docente y de seguimiento de sus discípulos. Pero es lógico que cuando no es así, seamos los estudiantes, en ejercicio de nuestros derechos y deberes, los que suspendamos a ese tipo de profesores. Somos, además, muy generosos pues nuestra proporción de suspensos no es tan grande ni llamativa, y es evidente, que en las ocasiones en las que no aprueban ni el 10 por ciento de los estudiantes, la nota que esté más clara sea el suspenso del profesor.

jueves, junio 07, 2007

Reforma del bachillerato

La organización de las enseñanzas del Bachillerato que ha propuesto el MEC es positiva para los estudiantes, ya que permitirá que éstos promocionen de curso en primero con la mitad de las materias superadas, y tengan por tanto la oportunidad de avanzar en materias de segundo, sin tener que volver a cursar todas las materias de primero.

La propuesta supone flexibilidad y una aplicación positiva de la metodología docente y de los procesos de evaluación, de tal forma que la repetición se abandona como método de enseñanza-aprendizaje, y se prima el esfuerzo de superar más de la mitad de las materias para poder cursar parte de segundo, lo que beneficiará a los estudiantes y fomentará la cultura del esfuerzo.

Por otro lado, es positivo que se pueda escoger una materia de una modalidad diferente a la elegida, porque también aporta más posibilidades y flexibilidad en la elección de los estudiantes.

Pero si bien la propuesta es una buena idea, sería muy arriesgado ponerla en marcha sin los mecanismos y recursos suficientes que garanticen su adecuada implantación. Además, otro posible inconveniente en el que parece que ni asociaciones de padres ni sindicatos han reparado a la hora de valorar la medida, es el problema que puede suponer a algunos estudiantes enfrentarse a la prueba de selectividad de determinadas asignaturas que en lugar de haber estudiado ese mismo curso hará más de un año que no estudian; si bien este problema solo afectaría a los estudiantes que habiendo suspendido en 1º de bachiller menos de la mitad de las asignaturas y al menos una, hagan el curso puente y tras finalizar el bachillerato quieran hacer la selectividad para acceder a la universidad, obligándoles a repasar las asignaturas aprobadas en el curso puente, durante el último año de bachiller..

Y que no intenten confundir a la ciudadanía los dirigentes del PP diciendo que se va a aprobar a los estudiantes con medio curso suspenso, no se aprueba a nadie ni una sola asignatura, simplemente a los que aprueben al menos la mitad se les da la posibilidad de repetir solo con las asignaturas suspensas y a la vez ir sacando asignaturas del segundo curso, y no tener que repetir también con las asginaturas que ya han aprobado. No como ocurre ahora que un alumno que suspende 3 asignaturas tiene que repetir el curso con esas 3 y las 8 que ya aprobó.

sábado, abril 21, 2007

Conferencia impartida en la Universidad Popular de Almansa

Texto de la conferencia impartida por José Armas Montes, en marzo de 2007, en la Universidad Popular de Almansa(Albacete):
Una Educación Pública, Laica y de Calidad


Buenas tardes Alcalde, autoridades, miembros de la mesa y público presente, es un placer para mi estar hoy en Almansa aportando mi modesta opinión a estas fantásticas jornadas, por cuya organización quisiera felicitar al Excelentísimo Alcalde de Almansa D. Antonio Callado García, al Director de la Universidad Popular de Almansa D. Juan Luis García del Rey, y a Doña Amparo Cuenca, que han dedicado muchísimo trabajo y esfuerzo para que estas jornadas sean una realidad.

Es muy difícil hacer un análisis del sistema educativo español en tan poco tiempo, pero intentaré centrarme en una serie de puntos concretos y con ejemplos claros y reales para no extenderme en el tiempo, y que sirvan para la reflexión, el análisis y el debate, que tan necesario es en el ámbito de la legislación educativa, porque la educación, la solución de sus problemas y la construcción del mejor sistema educativo posible compete a toda la sociedad ya que de ella depende la formación de ciudadanos críticos e independientes, y requiere un esfuerzo de visión de conjunto por parte de todos los sectores implicados de forma más puntual en esta tarea: administración, partidos políticos, profesores, padres, trabajadores y alumnos.

* Inestabilidad legal:

Uno de los principales problemas de nuestro sistema educativo es la inestabilidad legal a la que está sometido, algo tan importante para una sociedad como es la educación de sus ciudadanos debe estar sustentado sobre un amplio y generoso consenso social, que evite que se cambien las leyes educativas cada vez que se cambia de gobierno. Prueba de ello es que los países con mayor calidad en la educación, no cambian las bases de la legislación en la materia desde hace más de 20 años.

* Carencias formativas:

Actualmente hay un elevadísimo número de jóvenes que salen de nuestro sistema educativo con unas alarmantes carencias en conocimientos básicos: lenguaje, matemáticas,... ¿Cómo se puede concebir que un universitario que está a punto de convertirse en ingeniero, médico, economista, etc, no sea capaz de escribir un texto sin faltas de ortografía o no sepa la tabla de multiplicar? Y no es ninguna exageración, hay un alto porcentaje de universitarios en dicha situación.

No hablemos ya de otras muchas materias como la historia, la geografía, etc,... ¿qué porcentaje de universitarios españoles conocen todas las Comunidades Autónomas de España y sus provincias? Está claro que hoy en día, hay otras áreas de conocimiento fundamentales que nuestros padres no tenían que abarcar, como las nuevas tecnologías, o al menos no tanto como ahora, como es el caso de los idiomas, pero eso no puede conllevar una reducción de los conocimientos básicos.

¿Cómo puede ser que un estudiante pase la selectividad sin saber escribir sin faltas, ni saber la tabla de multiplicar? Una prueba que en la mayoría de lugares superan sin dificultad más del 80% de los alumnos, ¿es eso un indicador directo de que nuestros estudiantes afrontan la prueba con una buena preparación? La respuesta es NO, el problema es que las universidades españolas no han sabido aprovechar el descenso de la natalidad, y por tanto de la población estudiantil, para reducir los ratios de alumno por profesor, para acabar con la masificación en las aulas y tener un sistema más personalizado y con una mayor calidad, sino que su respuesta ha sido rebajar hasta el mínimo las exigencias para entrar en la universidad, lo que automáticamente produce otro efecto: que los profesores de bachiller limiten los conocimientos a impartir a esos mínimos exigidos en la selectividad.

Hay muchos colegios en los que los niños tienen que aprenderse los ríos, sistemas montañosos, cabos, mares, países y capitales de todo el mundo, conocimientos que no duran en su memoria ni 2 meses, todo por no centrase en enseñarles los principales e incidir mucho en ellos, porque meterles tantos datos en la cabeza, en lugar de incidir en los fundamentales, solo sirve para que luego no se sepan ni los ríos de su comunidad autónoma. Y lo importante nos es saberlo todo, sino saber lo importante, y saber cómo encontrar lo demás, y tener la capacidad para ampliar los conocimientos que sean necesarios.

* El dinero público a las escuelas públicas:

Si queremos una sociedad avanzada, moderna, con ciudadanos iguales y libres, es requisito indispensable un sistema educativo de calidad. Si a principios de los años ochenta la prioridad era la escolarización de todos los niños, una vez superada esa fase nuestra prioridad ha de ser la calidad con equidad. Y ello requiere un esfuerzo inversor por parte de los poderes públicos que alcance el 7% del PIB para educación.

Un esfuerzo inversor que dote a los centros educativos de las infraestructuras necesarias(ordenadores, laboratorios,...), así como garantice la atención a la diversidad con profesores suficientes para realizar desdobles en las materias que requieran un mayor esfuerzo por parte de los estudiantes, profesores de apoyo para los estudiantes que tengan más dificultades, etc.

Como decía antes, la prioridad a principios de los ochenta era la rápida escolarización de todos los niños españoles, por lo que se decidió implantar conciertos con centros privados para que acogiesen a parte de dicha población estudiantil, ya que la precaria red pública de entonces no los podía absorber a todos. Pero hoy en día, es inconcebible que si queremos tener un auténtico sistema educativo público, sigamos destinando fondos públicos a empresas privada que hacen negocio con la educación, porque además estos colegios concertados reciben dichos fondos para ofrecer una educación gratuita y en muchos casos cobran cuotas ilegales que ellos llaman “voluntarias”, pero que todos sabemos lo que pasa al que no las paga. Los fondos públicos deben ir destinados a la enseñanza pública, a la que todos los niños pueden acceder en igualdad de condiciones, lo que no se puede permitir es que ante la deficiente situación económica de muchos centros públicos se estén dando cada año miles y miles de millones a las empresas privadas que negocian con la educación. Dando lugar luego a situaciones como las de muchos institutos o colegios sin casi alumnos en las clases porque en las cercanías la Administración subvenciona colegios privados, que reciben por tanto a la vez fondos públicos y privados, mientras el colegio o instituto de la zona se cae a trozos.

¿Alguien comprendería que se destinasen cada año cientos de miles de millones de las antiguas pesetas a financiar tratamientos médicos en clínicas privadas que ofrezca la red pública, mientras en nuestra sanidad cada vez son más alarmantes las listas de espera, y la falta de profesionales y buenas infraestructuras? ¿O que el Estado pagase los vigilantes de seguridad privada a los propietarios de determinadas viviendas, en lugar de invertir dichos fondos en aumentar el número de policías, y con ello la seguridad pública de todos?

Y enlazando, con a donde deben ir destinados los fondos públicos, es aún más incomprensible que se financie a colegios privados cuando aún hay familias a las que supone un enorme esfuerzo mantener a sus hijos escolarizados por los costes de los libros, el material escolar, el comedor, el transporte... Por ello, para hablar de una EDUCACIÓN PÚBLICA de verdad, hemos de dotar a la educación española de un sistema de becas potente y eficaz, que garantice que todos los niños accedan en igualdad de condiciones a todas las etapas educativas independientemente de su renta familiar. Es justo reconocer también el enorme esfuerzo inversor que viene haciendo el actual gobierno de España desde hace 3 años, aumentando en miles de millones el presupuesto para becas, frente a las políticas de recortes del anterior gobierno, el del PP.

* Una educación laica:


Volviendo al principio, cuando apuntaba la necesidad de incidir en las materias básicas a la vez que es necesario abarcar nuevos estudios como las nuevas tecnologías o los idiomas, se hace también inconcebible que hoy en día se siga adoctrinando religiosamente a nuestros niños por parte del Estado a través de los colegios. En una sociedad laica como la actual, cada uno es libre fuera del horario de clases de practicar su religión(en caso de tenerla), acudir a su templo, etc, pero en la escuela pública, la escuela de todos, no cabe el adoctrinamiento religioso, porque ello supone una discriminación por razón de religión, que viola la Constitución, para todos aquellos niños que no son católicos. En las escuelas hay que estudiar las religiones desde un punto de vista histórico, filosófico y antropológico, pero no confesional. La solución tampoco es introducir la enseñanza de otras religiones, porque no habría profesores de todas las religiones en las clases, y porque sigue correspondiendo al ámbito privado de cada individuo y no puede suponer una merma en las horas lectivas del conjunto de estudiantes.

Y no se entiende, que los mismos que abogan por adoctrinar religiosamente a los niños en las escuelas, se posicionen en contra de una asignatura como Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, que lo único que pretende es impartir a los niños desde pequeños valores universales como la tolerancia, el respeto a la diversidad, la paz, la libertad, la igualdad entre hombres y mujeres, etc. Que sirva para terminar con lacras sociales como la violencia machista, la xenofobia, la homofobia, la violencia juvenil, el consumo de alcohol y drogas, etc.

* Asturias, compromiso con la educación:

Y no puedo irme sin poner el ejemplo que yo tengo más cercano, las políticas educativas asturianas, como muestra de que es posible cambiar las cosas, de que es posible que nuestros jóvenes salgan mejor formados del sistema educativo. Asturias, una comunidad autónoma con una economía modesta, logra la mejor tasa de graduación del país en Secundaria Obligatoria, 3 puntos por enci­ma de la media de la UE (85%); el porcentaje de titulación en el Bachillerato ha experimentado un aumento de 10 puntos en los últimos 5 años, situando a Asturias 12 puntos por encima de la media española. El 70% de los profesores de Asturias participa cada año en el Plan de Formación del Profesorado y de este porcentaje 1 de cada 2 en alguna actividad de formación relacionadas con las TIC. Se hace un esfuerzo especial en el incremento de los profesores de apoyo, desdobles; y en planes de convivencia y prevención del absentismo gracias a los cuales tenemos unas bajas tasas de absentismo escolar.

Se ha incrementado el horario de lengua y matemáticas, se han implantado secciones bilingües. Y se da un especial protagonismo a la formación continua del profesorado, creando grupos de trabajo e innovación, sistemas de autoevaluación en los centros, y una rede telemática a través del portal Educastur, en la que pueden disponer de materiales y herramientas didácticas.

* Educar, crear futuro:

En definitiva, la educación es el pilar fundamental de nuestra sociedad, educar es crear futuro, a través de un sistema que ofrezca posibilidades a todos, un futuro con ciudadanos libres, independientes, críticos y participativos, capaces de sustentar un país avanzado, democrático e igualitario, donde no sobre nadie, donde todos tengamos acceso en igualdad de condiciones a la misma formación, para que todos seamos ciudadanos de primera en una sociedad llena de oportunidades, y para que ni uno solo de nuestros niños acceda en inferioridad de condiciones al sistema que el resto, para ello necesitamos una auténtica EDUCACIÓN PÚBLICA, LAICA Y DE CALIDAD.